El radical Ernesto Sanz, ex senador y fundador de Cambiemos, se metió en la interna de Juntos por el Cambio, luego de cuestionar los planteos críticos que el ex presidente Mauricio Macri vertió en la entrevista con TN este lunes.

En relación con los planteos del ex mandatario contra el “ala política” de su gestión, el dirigente radical consideró que si se incluye “un pase de facturas a terceros” ya no se puede hablar de “autocrítica”. Y llamó a que esos señalamientos se realicen “puertas adentro”.

Sanz cuestionó las críticas que Macri lanzó contra los negociadores políticos de su Gobierno, al señalar que "la autocrítica debería limitarse solo a él" porque "cuando incluye un pase de factura a terceros deja de ser autocrítica y para ser crítica a otros".

En diálogo con radio Rivadavia, Sanz comenzó elogiando a Macri. "Lo vi sereno reflexivo, con ganas de ayudar, estuvo buena la autocrítica, pero la autocrítica debería limitarse solo a él o al gobierno en general", sostuvo Sanz, ya que "cuando incluye un pase de factura a terceros deja de ser autocrítica y para ser crítica a otros", añadió.

Se refirió así al momento de la entrevista que brindó a Joaquín Morales Solá en la que Macri dijo que se arrepentía de "haber delegado la negociación política" en el ala más "filoperonista" de su Gobierno y sostuvo que debió haberse ocupado personalmente del tema.

Sanz fue consultado entonces si creía que los dichos de Macri se referían al ex ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y al titular de la Cámara de Diputados en su gestión, Emilio Monzó.

"Se refirió a Monzó y a Frigerio, entonces pasa a ser una crítica a terceros", expresó el radical.

"Yo tengo para mí que en los espacios opositores, la crítica a un sector tiene que hacerse puertas adentro, porque el Gobierno está muy interesado en provocar la fractura, la grieta y la desunión de la oposición", siguió Sanz.

Para Sanz "por primera vez el peronismo tiene enfrente a una oposición muy homogénea, muy cohesionada, entonces hay que tratar de evitar cualquier conflicto que el gobierno lo pueda usar para correr la mira de la agenda pública, y lo usa para disimular su propia mala praxis".

Consultado por la coyuntura en general, Sanz consideró que el Gobierno "ha caído preso de la trampa de tener un único plan" en cada área.

"En la Argentina de hoy hay dos cosas ya devaluadas, el peso y la palabra", agregó el referente opositor, que consideró que se trata de "dos pilares de la convivencia democrática".

Finalmente dijo que el presidente Alberto Fernández "ha ido devaluando su palabra con enormes contradicciones", y que "la impronta política y la ideología provienen de la vicepresidenta de la Nación", Cristina Kirchner.

"El Gobierno cuando no tiene argumentos utiliza la ironía, el agravio, las palabras fuera de lugar. No es bueno, va ensuciando el debate público", concluyó el ex senador mendocino.