La situación crítica que se vive en la provincia de Córdoba y zonas aledañas desde hace ya varias semanas por culpa de los incendios forestales, obligó a los bomberos a trabajar sin descanso. Días enteros al pie del cañón junto con personal de defensa civil, intentando contener los focos que arrasaron una buena parte de la provincia.

Por todo el esfuerzo y la dedicación, el Gobierno Nacional decidió asignar un estímulo mensual de 10 mil pesos a las personas que realicen tareas tendientes a combatir los incendios tanto en Córdoba como en otras provincias, durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.

El pago estará a cargo del Estado Nacional y, según advierte el decreto, estará sujeto "a la efectiva prestación de servicio. Si durante el período establecido el trabajador o la trabajadora no hubieren prestado tareas, total o parcialmente, en forma justificada, la suma a abonar se ajustará proporcionalmente a la efectiva prestación del servicio, con excepción de los casos en los que la licencia fuera consecuencia del desempeño de los servicios prestados en el combate de incendios, en cuyo caso recibirán la asignación completa".