Mauricio Macri señaló este viernes que los responsables de espiar ilegalmente a dirigentes políticos, fueron agentes de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) que de forma "cuentapropista" realizaron tareas de inteligencia y que las autoridadeades de la inteligencia estatal no se encontraban al tanto de esas acciones.

El ex mandatario minimizó las tareas de espionaje ilegal, asegurando que sólo habían sido unas fotos, y que la dirección de la AFI de aquel entonces desconocía de los procederes de sus propios agentes.

En un momento de la entrevista con Infobae, Román Lejtman complicó a Macri cuando le informó que que también existían informes de inteligencia sobre algunos funcionarios y referentes de la entonces oposición, situación que dejó en offside al ex jefe de Estado.