Pichetto pronunció estas palabras referido a la Villa 1-11-14 en el marco de una charla que mantuvo con la Escuela de Comunicación de Perfil Educación el 3 de octubre pasado y que motivaron una denuncia por intimidación pública, incitación a la violencia e instigación a cometer delito.

Pichetto dijo – de acuerdo a fuentes presenciales- que «hay una imagen aberrante de un país que no tenemos que querer ninguno de los que estamos acá, en una villa de acá la 11-14 había dos colas, una que manejaba el narcotráfico paraguayo (buen para no ponerle calificación de nacionalidades porque después se enojan conmigo), una cola de venta de marihuana y otros muchachos también de fuera del país que han venido a este país tan generoso vendían cocaína, dos colas. Todo esto fue tomado por un dron, después entró la Gendarmería , la verdad eh habría que dinamitar todo, que todo vuele por el aire”.

Para los denunciantes «surge de los dichos una clara tendencia discriminatoria». «La sociedad argentina conquistó la paz y el compromiso con la no discriminación, por lo que llamados a la violencia y el odio xenófobo no pueden ser omitidos, toda vez que dichas conductas configuran ilícitos relevantes no solo desde la óptica de una sociedad integradora, sino desde la del derecho penal”, advirtieron los letrados en la denuncia.

Al decir «habría que dinamitar… que todo vuele por el aire», los denunciantes dieron que Pichetto «creó zozobra y temor en la sociedad, especialmente en los vecinos de las llamadas villas de emergencia, promoviendo la acción violenta al margen del estado de derecho».