En una conferencia de prensa realizada en el predio de la toma de Guernica, en la localidad de Presidente Perón, el Ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, oficializó que el “80 por ciento de las familias firmaron el acuerdo para el retiro voluntario del predio”. En números concretos, se trata de 601 familias que firmaron las actas para el retiro voluntario.

Según los números de la cartera que conduce Larroque, son 150 personas que permanecen dentro de la toma. En la jornada de mañana, vence el plazo del segundo pedido de prorroga que el gobierno de Axel Kicillos le solicitó al juez de la causa, Martín Rizzo, para evitar el desalojo violento.

En esa línea, y a horas de que se produzca el desalojo, el Ministro sostuvo: “Esperamos y llamamos a la reflexión a las familias y principalmente a los actores políticos que encontremos una salida consensuada. Tenemos tiempo para lograrlo”.

Sobre el proceso de resolución del conflicto de la toma, Larroque detalló que se realizará en 2 etapas. Una, de carácter urgente, para encontrar una salida rápida con la reubicación de las familias. Y la segunda, relacionada a la solución de fondo, tiene que ver con la genración de tres mil lotes de servicios para el municipio de Presidente Perón, destinado no solo a las familias que se anotaron durante la toma, sino para el conjunto de la comunidad del Distrito.

En la conferencia de prensa, donde se presentó el balance del trabajo interministerial desplegado durante el último mes en el predio de Guernica, estuvieron la Ministra de Gobierno, Teresa García, la Ministra de Mujeres, Estela Díaz, el titular de Justicia, Julio Alak y la intendenta local, Blanca Cantero.

Respecto a las organizaciones de izquierda que actúan como representantes de las familias que no aceptaron el acuerdo, Teresa García sostuvo: “quedan algunas horas hasta mañana. Hemos aprender que gritar, provocar e impedir que el Estado actúe, no ayuda a nadie, menos a las familias. No hay que hacer política con las necesidades de la gente. Esperemos que reflexionen”.

A partir del primer pedido de prórroga del desalojo original, más de 20 organismos de los Estados Nacional, Provincial y Municipal participaron de la intervención para asistir a las familias que participaron de la toma. Además, el gobierno bonaerense armó una mesa con los intendentes de municipios vecinos para avanzar en la relocalización de familias que no viven en Presidente Perón.