Acorde a la información oficial publicada por la Cámara Nacional Electoral sobre el listado aportantes, Juntos por el Cambio de la provincia de Buenos Aires recibió más de 17 millones de pesos provenientes del sector privado, tanto personas físicas como jurídicas.

Dentro de los aportantes, se encuentra uno de los rubros predilectos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal: los parques eólicos. A través de su madre, Marta Amalia Mesa, de 94 años, los hermanos Brandi, dueños de PCR Logística que construyeron el parque eólico más grande, aportaron más de 1.5 millones de pesos. Mientras que uno de los hermanos, Martín, hizo su respectivo aporte por un millón de pesos y la empresa Petromix S.A, ligada a la familia Brandi, aportó más de 4 millones de pesos.

Por otra parte, la familia Lacroze, controlante de la firma Control Unión Argentina S.A, figura con 1.640.000 millones pesos de aportes a la campaña bonaerense de Juntos Por el Cambio.

La cara visible de esta empresa es Félix Lacroze, integrante del directorio de la ONG Asociación Conciencia, que tiene una injerencia en el sistema educativo público que creció junto al desembarco de María Eugenia Vidal en la Provincia.

En reiteradas oportunidades, los gremios de la educación denunciaron la “mercantilización” y la “privatización indirecta” de los contenidos educativos en las escuelas de la Provincia por intermedio del rol de dicha fundación que ocupó la responsabilidad del Estado en materia educativa.

A través de estos aportes del sector privado, se ve a las claras la lógica empresas-gobierno-fundaciones que prima en la gestión del PRO y pone de manifiesto la devolución de favores por medidas que benefician el negocio de unos pocos empresarios.