El Gobierno argentino aclaró este martes que no suscribió al reclamo del Grupo de Lima contra el gobierno de Nicolás Maduro porque sugiere una intervención extranjera en Venezuela. Así lo aclaró la Cancillería, en manos del peronista Felipe Solá. 

La semana pasada, el gobierno apoyó el informe de la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, sobre las violaciones a los derechos humanos en Venezuela, lo que generó gran revuelo entre los sectores de izquierda y progresistas que apoyan al chavismo.  

Sin embargo, el gobierno nacional aseguró que una cuestión es la defensa de los derechos humanos y otra distinta es propiciar una intervención extranjera en Venezuela. "Los venezolanos tienen que resolver qué gobierno quieren tener. Nadie debe intervenir en esa situación", aclaró Solá en redes sociales. El Grupo de Lima está integrado por los países más belicosos con Venezuela como Perú, Brasil, Ecuador y la dictadura boliviana.

En la misma línea, el canciller Solá aclaró: "¿A quién le sirve que nos unamos o desunamos por Venezuela? Alguien operó para que eso ocurra", describió el funcionario, después de las fuerte críticas de algunos sectores del kirchnerismo. 

"El Grupo de Lima emitió una declaración en el día de la fecha y Argentina no suscribe esta declaración. No se condice con la posición de nuestro país. Así se lo transmitió esta Cancillería a los países miembros, al tiempo que manifestamos nuestra preocupación sobre las posibles implicancias del pronunciamiento y apelamos a la reflexión", concluyó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.