El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se refirió al "banderazo" que protagonizó la oposición encabezada por Juntos por el Cambio y otros sectores de la derecha. Un punto de la marcha, alentado por el Grupo Clarín, fue la casa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Muy grave. 

En declaraciones a Radio Continental, Cafiero dijo que quienes participaron de la protesta en diferentes puntos del país con consignas diversas contra el Gobierno están "identificados con un partido político que no acepta que perdió las elecciones hace un año". "Creemos en el derecho a manifestarse; es parte de la democracia. Pero también hay que aceptar la diversidad; no son la gente, no son todos, no son el pueblo; la Argentina es mucho más diversa", aseguró.

“Son un conjunto de argentinos identificados con un partido político, que no acepta que perdió las elecciones hace un año. Claramente muy fogoneada por la oposición, y los principales dirigentes de Juntos por el Cambio", describió.