Las cifras de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (CICCRA) confirman que los argentinos consumen cada vez menos carne. La crisis económica que atraviesa el país desde la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada, empujaron a la Argentina a la mayor caída de consumo de carne de su historia. El consumo de carne vacuna cayó 11,3% en los primeros ocho meses del año, con una baja de 7 kilos por habitante.

Así lo indicó el último informe difundido por CICCRA, que añadió que en agosto se produjeron 273 mil toneladas de res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna, es decir 0,7% menos que un año atrás.

En materia de precios para los distintos cortes bovinos vendidos en diferentes puntos del Gran Buenos Aires, entre julio y agosto pasado se registró un aumento del 2,3%. También se constataron alzas en los valores de los pollos -2,2%- y en los cortes porcinos -7,7%.

Según detalló El Destape en agosto pasado se faenaron más de 1,2 millones de cabezas bovinas. Este fue el segundo nivel de actividad más alto del año, detrás de julio, mes contra el cual se constató una caída de casi el 2%.

En enero-julio de 2019 se facturó un total de 1.438,1 millones de dólares por exportaciones de carne vacuna, es decir 36,8% más que en el mismo período del año previo.

En julio pasado, se exportaron 42 mil toneladas de peso producto de carne vacuna, con un incremento de casi un 27% respecto a igual mes del 2018. En enero-julio de 2019, se exportaron 268,5 mil toneladas, es decir un 44% más que en los primeros siete meses de 2018.