Ante un Joaquín Morales Solá extremandamente complaciente, el ex presidente Mauricio Macri volvió a la televisión argentina con la primera entrevista después de dejar su gobierno. Tuvo un rating bajo: picos de 4 puntos y no mucho más. En casi una hora de entrevista criticó a los sectores moderados de su espacio, buscó polarizar con Cristina y no se hizo cargo del fracaso económico. 

El peor momento del ex mandatario fue cuando Macri quiso cuestionar a CFK, pero lo hizo de una forma llamativa. "Cuando estuve en Boca tuve que hacer algo tremendo. Debí dejar afuera a Maradona, que era el ídolo de todos los argentinos. Fue duro pero debimos hacerlo para salir adelante como club. Creo que el peronismo tiene que hacer lo mismo con Cristina", dijo. 

"¿Está comparando a Cristina con Maradona?", le preguntó Morales Solá, sorprendido por la comparación. Macri no supo cómo seguir. El papelón ya estaba hecho.  

Durante la entrevista el dirigente de Juntos por el Cambio cayó en los lugares comunes de siempre. Defendió la "integración al mundo", habló de "respetar las instituciones" y pidió "crear riqueza". Durante su gobierno, la economía se derrumbó: cayó en tres de cuatro años. Se perdieron puestos de trabajo y aumentó la pobreza y la indigencia. 

Después, Macri se refirió al momento de Juntos por el Cambio y cuestionó al ala más moderada. "Nunca debí haber delegado la negociación política y yo la delegué en mi ala más política, con filo-peronistas", dijo en referencia a Emilio Monzó y Rogelio Frigerio.

Sobre su gobierno, aclaró que no fue un fracaso económico: "El 11 de agosto terminó mi gobierno económico. Ahí estábamos en el mismo nivel de pobreza que habíamos heredado. La sucesión de conflictos nos llevó al mismo lugar, para mí fue una enorme frustración. El 12 de agosto tuvimos corrida en los depósitos bancarios", expuso.

Durante una hora de entrevista, Macri no reconoció que su gobierno hizo crecer la pobreza y la desocupación, como indicó el INDEC de su gestión. Además, tampoco se refirió al brutal endeudamiento que terminó con un default decretado por su propia administración.