El frente Todos, que en la provincia de Buenos Aires integran los bloques del Frente Renovador, Unidad Ciudadana, Frente Amplio Justicialista y PJ Unidad y Renovación, pedirá una sesión especial en la Cámara de Diputados para tratar un proyecto de ley que declare la emergencia alimentaria y nutricional.

La oposición consideró “insuficientes” las medidas anunciadas ayer por la gobernadora María Eugenia Vidal que implican un aumento en las partidas para comedores. En ese sentido, la iniciativa, presentada por el titular de la bancada massista, Rubén Eslaiman, y que cuenta con el apoyo de los presidentes de bloque Florencia Saintout (UC); María Alejandra Martínez (FAJ) y Julio Pereyra (PJ-Unidad y Renovación) busca declarar la emergencia por un año para atender las consecuencias de la crisis económica y social que padece el país y en especial las localidades del conurbano bonaerense, donde el hambre lamentablemente comenzó hace unos años a formar parte de la realidad cotidiana.

El proyecto prevé que el Poder Ejecutivo Provincial gestione un aporte extra del Gobierno nacional para que refuerce la asistencia económica y alimentaria que realiza de manera directa a diferentes comedores y merenderos de toda la provincia de Buenos Aires, para que puedan cubrir las necesidades de niños y adultos que se encuentran en estado de vulnerabilidad.

Asimismo se impulsa la apertura de nuevos comedores escolares y copas de leche en todas las escuelas primarias, secundarias y terciarias y que funcionen durante los fines de semana.

La emergencia alimentaria también garantizará –a través del Gobierno Provincial- la provisión de medicamentos para todos los hospitales y centros de salud.

“No podemos esperar a que el Gobierno Nacional reaccione como se le está pidiendo y declare en consecuencia la emergencia alimentaria en el país. Por ese motivo, impulsamos este proyecto para avanzar en nuestra Provincia”, explicó Eslaiman.