Desesperado: el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se aferra con todo lo tiene para conservar el poder. Incluso, hará una alianza con un sindicalista, a pesar de que en el imaginario de Cambiemos el gremialismo está siempre vinculado a "las mafias". Parece que no siempre es así. 

Ahora se supo que Larreta está trabajando con Luis Barrionuevo, para que se sumen a la campaña del PRO en el tramo final de las elecciones. Barrionuevo saltó a la fama cuando intentó quemar urnas en una elección de Catamarca. Lo que se dice un buen muchacho. 

Con Barrionueva, Larreta explora acercamientos a otros gremios, hasta ayer vinculados con prácticas corruptas. Ahora vale todo para intentar retener un distrito que aparece complicado en medio de la ola azul, que está cerca de poner otra vez al peronismo en el corazón de Casa Rosada.