Desde Casa Rosada el presidente Alberto Fernández anunció cómo será la siguiente fase del aislamiento social por la pandemia coronavirus. Acompañado de los gobernadores Gerardo Morales de Jujuy, Omar Perotti de Santa Fe y Omar Gutiérrez de Neuquén, destacó el trabajo que se hizo desde el Estado y desde el área de salud para garantizar la atención de todas las personas afectadas por la pandemia de coronavirus. "Nos hicimos cargo de un sistema de salud que estaba en crisis", indicó. 

“Tenemos que restringir la circulación. Tenemos que evitar al máximo las reuniones sociales. Durante los próximos 14 días, en 18 departamentos del interior del país, vamos a tomar estas medidas que garanticen la circulación en las calles. Va a tener vigencia hasta el 25 de octubre”, anunció el Presidente.

“El gobierno nacional hizo un enorme trabajo con cada gobierno provincial. Eso nos permitió poder llegar al momento de enfrentar la pandemia con la suficiente atención médica y sanitaria que el contexto requería. Ha pasado mucho tiempo, trabajamos mucho todos juntos en este tiempo, garantizamos la atención sanitaria, inmenso fue el esfuerzo del personal de salud. Todos y todas trabajando muy cerca para poder enfrentar el problema”, sostuvo.

El jefe de Estado subrayó que "el problema hoy no es el AMBA, pero se metió en toda la Argentina". En ese sentido, el jefe de Estado alertó sobre el avance de la pandemia de coronavirus en el interior del país y dijo que en la actualidad el 65 por ciento de los casos positivos se da en las provincias, en contraposición al inicio del brote, cuando la gran mayoría de los casos eran reportados en el AMBA.

Dutante la exposición, Fernández recorrió una serie de gráficos entre los cuales mostró cuántos contagios de coronavirus hay cada 100 mil habitantes en la Argentina. “Miren cuánto hemos avanzado, estábamos arriba de Paraguay. Hemos pasado a Ecuador, Bolivia y Colombia". En cuanto a la tasa de mortalidad, manifestó: “Creció mucho pero seguimos estando mejor que muchos países del continente. Esta tasa mide cuánta gente se ha muerto cada 1 millón de habitantes”, dijo.

Y continuó: “En mayo había sólo dos focos en rojo: el AMBA y Resistencia. Así se ha diseminado el virus en toda la Argentina. Hay cuatro provincias que han podido manejar muy bien el problema, que se han podido anticipar y han tenido políticas acertadas. El virus está circulando entre nosotros. Ese mapa que en mayo era blanco y ahora se ha puesto anaranjado y rojo es el alerta que debemos tomar”.

Luego expuso la distribución de nuevos casos. “Hoy en día, el 65% de los contagios devienen de las provincias. Y sólo el 35% del AMBA. Si uno se retrotrae a la semana del 23 de mayo, sólo el 7,5% de los contagios provenían del interior del país. Si uno quiere ver cómo evolucionamos en el AMBA, va a ver una suba lenta, un amesetamiento y una caída. ¿Estamos bien? No, no estamos bien todavía. Desde hace cinco semanas estamos en un proceso de descenso, lento, de contagios en el AMBA”.

“A todos estos datos que hablan de los contagios, de la letalidad y de las muertes que el coronavirus genera, nosotros le prestamos y le sumamos singular atención al dato de camas”, sostuvo Fernández.